domingo, 16 de marzo de 2014

#57 Reflejo

"[...]
–¿Quién eres? –preguntó.
No obtuvo respuesta tampoco ahora, pero durante un breve instante llegó a dudar de si era ella o la del espejo la que había hecho la pregunta. Sofía apretó el dedo índice contra la nariz del espejo y dijo:
–Tú eres yo:
Al no recibir ninguna respuesta, dio la vuelta a la pregunta y dijo:
–Yo soy tú
[...]".
Jostein Gaarder - El Mundo de Sofía
***


Ella es aquella chica pálida, vestida con una camiseta negra y unos vaqueros. Pero no quiere ser ella. Pasa el cepillo por su largo pelo negro, se lo recoge en un moño y se mira en el espejo. ¿Quién es esa chica? ¿Por qué tiene este aspecto? Se suelta el moño. ¿Cuándo ha cambiado tanto? ¿Por qué se mueve de esa forma? ¿Todos la verán así? Ella no siempre se ve así... ¿Por qué tiene tantas dudas? ¿Alguien la conoce? Se hace una trenza en un lado. ¿Se conoce? Bueno, el espejo no miente... Pero ¿quién es ella en realidad? ¿Es la chica del espejo? ¿O la del espejo es solo una copia? 

¿Hay acaso diferencia entre las dos cosas? La verdad es que las dos figuras son completamente iguales.

Lanza el peine contra aquel espejo de doscientos años, el cual se hace añicos, en el mismo momento en el que la chica del espejo intenta agredirla con un peine. Siente miedo. El reflejo desaparece, pero ella sigue allí, entre cristales. No se reconoce. “¿Por qué?” grita. Nadie contesta. El eco de sus preguntas bailará en su cabeza durante todo el día. Y el espejo roto seguirá en el mismo sitio cuando vuelva.

Sin embargo, no se ha librado de su reflejo, quien aprovecha cualquier lugar para reírse de la chica, imitándola, robándole la identidad, preguntándole a gritos cuestiones sin respuesta alguna. Siendo ella, más que ella misma. La chica se ha vuelto una interrogación con un reflejo con personalidad.









Llamémoslo X


No hay comentarios:

Publicar un comentario